DECÁLOGO DEL ANIMADOR VOCACIONAL #vocación #escolapia

Comparto una hermosa iniciativa, un precioso decálogo del animador

vocacional. Lo traigo aquí, con algunas correcciones, para abrirlo a sacerdotes diocesanos, a todos los religiosos y religiosas y a los laicos. En diez artículos se recogen convicciones pastorales “innegociables”. Que sirvan, al menos, de recordatorio para todos.

  1. Pide al Señor de la mies que envíe obreros a su mies: Ten fe. Somos mediaciones de la gracia, no los dueños. Reza explícita y frecuentemente por las vocaciones y aprende a esperar.
  2. Renueva cada día tu fidelidad vocacional: tu vida es significativa. Los jóvenes de hoy necesitan ver y sentir que seguir a Jesús es realizable. Te necesitan a ti para descubrir que vivir hoy así es camino de autenticidad evangélica.
  3. Comparte abiertamente y sin miedo el sentido de tu vida. Habla con frecuencia “a tiempo y a destiempo” de ti. Narra de manera muy sencilla cómo has encontrado un sentido a la vida desde la fidelidad al Evangelio. No cuentes “milagros”, basta la vida.
  4. Presenta a la congregación encarnada en la comunidad. “Ven y verás” es la respuesta de Jesús a los que desean seguirle. Acoge en tu comunidad a los que desean “más”; comparte con ellos hogar y vida. Si a nuestras comunidades no pueden ir/entrar, ¿dónde verán?
  5. Recuerda tu historia vocacional. Alguna persona fue tu mediador de la llamada de Dios para ti. ¿Por qué no cuidas tus palabras, gestos, insinuaciones, apoyos,…? Pueden ser fuente de gracia, llamada al seguimiento…
  6. Vence tu timidez: atrévete a preguntar, a proponer. Es tan fácil como: “¿Has pensado alguna vez en ser religiosa? O quizá: “Tú tienes cualidades para ser una buena religiosa escolapia”. Nadie puede suplirte en esto.
  7. Acompaña y cuida amorosamente los deseos de fidelidad. No dejes sola a la que se lo está pensando. Inventa formas de cuidarlos sin agobiarlas, pero también sin distraerlas. Señálales con tus intervenciones a Jesús.
  8. Ponte en contacto con la responsable de PJV. Trabaja en red, aprovecha sus iniciativas, utiliza los recursos que te faciliten… y evita lucir medallas.
  9. Sueña con nuevas vocaciones. La mies es mucha… Hace falta que Jesús siga presente en sus hijos e hijas… Dios no abandonará a su pueblo… Deseemos “hacer con otros” lo que ya solos no podemos.
  10. Y, sobre todo, mantén el aliento, el ánimo, el entusiasmo, la esperanza… Dios siempre ha tenido la última palabra… Él la pronunciará.

            Que se vaya cumpliendo lo que en diez palabras nos deseamos.

PALABRAS CONTRA EL DESALIENTO. Cartas para animadores vocacionales

(Juan Carlos Martos. Publicaciones Claretianas)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>