Y PARA EL AÑO QUE VIENE, ¿CUÁNTAS? #vocacionescolapia @hmrescolapias @escolapiesenpastoral @escolapiasa

He observado que las mayores dificultades de algunas para trabajar en pastoral vocacional las encuentran entre sus hermanas. Confiesan éstas sentirse cuestionadas de ordinario por las demás, que ni reconocen, ni valoran, ni comprenden sus trabajos y afanes a tenor de los resultados. En particular les hiere una frecuente pregunta de efectos letales: “Y para el año que viene, ¿cuántas?”.

            Es difícil, por no decir imposible, contar con el reconocimiento unánime y comprensivo. Los descréditos son peligrosos porque socavan tu dedicación a la pastoral vocacional. A menudo te descorazonan y desaniman. ¡Y no podemos permitirnos el lujo de poner a prueba nuestra resistencia pastoral!

Esa dificultad me suele recordar las consignas que alguien me recomendó en una ocasión como sencillo y eficaz antídoto que inmuniza contra el veneno del desánimo y del “mosqueo”.

Piensa que, bajo esa pregunta tan molesta, late escondido un buen deseo: El de seguir contando con nuevas hermanas para anunciar el Evangelio por el mundo… En la mayoría de los casos, no es un reproche hacia tu trabajo, sino un deseo noble aunque, por lo general, inoportuno.

No reacciones con resentimiento. Es mal negocio. Porque te interesa sumar adictas a la causa. Es contraproducente granjearse desafección hacia un trabajo que estamos diciendo que debe ser “coral”.

Di la verdad. Di toda la verdad. No sólo los números, si los hay, sino también tus sentimientos, hasta qué punto dolidos por los escasos frutos. Es muy liberador hablar d ello. Alguna vez entenderás el valor inmenso de esa sufriente fidelidad del que siembra sin poder recoger.

Déjate también educar. Tus hermanos y hermanas te hacen sugerencias, indicaciones, iniciativas que debes tener en cuenta. Procura acogerlas con gratitud. Constituyen para ti una espléndida ocasión de formación permanente en este trabajo que precisa más que nunca imaginación e iniciativas.

En la inmensa mayoría de los casos, la pastoral vocacional –aunque no suele ser atractiva y deseada como campo de trabajo- es muy apreciada y bien valorada… precisamente porque sufrimos la escasez vocacional en nuestro mundo. Mantengamos el buen humor. No dejemos que una simple pregunta nos derrumbe. Nos va mucho en ello.

PALABRAS CONTRA EL DESALIENTO. Cartas para animadores vocacionales   (Juan Carlos Martos. Publicaciones Claretianas)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>