Estás en la sección: Vocación escolapia

Abrid las puertas a Cristo #pastoralvocacional #escolapias Palabras contra el desaliento

Repetimos mucho que la pastoral vocacional debe cabalgar sobre el contacto y la presencia. Tal vez hoy más que nunca. No hay verdadera pastoral  sin presencia, sin contacto, sin encuentro, sin diálogo, sin comunicación. Por eso, debería ser normal entre nosotras la pastoral “de puertas abiertas”. Algo tan sencillo como permitir que otras vengan a vernos y a estar con nosotras.

Y PARA EL AÑO QUE VIENE, ¿CUÁNTAS? #vocacionescolapia @hmrescolapias @escolapiesenpastoral @escolapiasa

He observado que las mayores dificultades de algunas para trabajar en pastoral vocacional las encuentran entre sus hermanas. Confiesan éstas sentirse cuestionadas de ordinario por las demás, que ni reconocen, ni valoran, ni comprenden sus trabajos y afanes a tenor de los resultados.

Que no cunda el pánico #VocaciónEsolapia – Carta 1ª Julio –

Hay quien dice que la pastoral vocacional es trabajo ingrato. Las hermanas más veteranas recuerdan que también lo era en el pasado.

Encuentro y oración #vocacional con la comunidad #escolapias del Colegio Calasanz de Zaragoza

Un grupo de alumnos de 4º de ESO, del colegio de Escolapias Calasanz, compartieron la oración y un rato largo de encuentro con la comunidad Religiosa. Fue muy enriquecedor ver el interés de los alumnos por nuestro estilo de vida,

Doctor Alfonso del Corral, traumatólogo: “Jesucrito resucitado cambió mi vida"

 El doctor Alfonso del Corral es un reconocido traumatólogo,  actualmente director de la Unidad de Traumatología, Ortopedia y Medicina Deportiva del Hospital Ruber Internacional. Sin embargo tuvo una fuerte popularidad como deportista puesto que fue jugador de baloncesto durante diez años, de 1978 a 1988, terminando su carrera deportiva en el Real Madrid, con quien conquistó dos Ligas, dos Copas del Rey y una copa Korac.  Desde 1994 a 2006 fue el Director del Centro Médico del Real Madrid. Pese a su éxito y reconocimiento público, su testimonio de fe consiste en poner por obra el evangelio y va al Cottolengo del Padre Alegre a colaborar como voluntario atendiendo a los enfermos incurables y con enfermedades degenerativas,  que allí acogen.

Entrvista en este video.

Aspirante Escolapia Ecuador #VocavionesNativas #TuVocación

La vocación, don de la misericordia de Dios Jesús, al sentir compasión por la multitud de quienes le seguían como ovejas sin pastor, pide a los apóstoles que rueguen “al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies” (Mt 9,38).

"Te mira con pasión" Jornada mundial de oración por las vocaciones nativas.

“Te mira con pasión” Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Jornada de Vocaciones Nativas  “Te mira…” Toda vocación en la Iglesia tiene su origen en la mirada compasiva del Señor.

Ser Escolapia hoy

La vocación es una llamada interior que Dios hace y el hombre siente. Es una llamada personal. Y en nuestro caso, es una llamada personal a ser escolapia. Quizá has estudiado en alguno de los colegios que los escolapias y has conocido a escolapias, jóvenes o mayores, dedicadas a la educación de los niños y jóvenes. Y quizás un día te dijiste que por qué no podías ser tú también un escolapia.

Testimonio vocacional. Un regalo de Dios

Cuando pienso en cómo comenzar mi testimonio como seminarista, siempre pienso en la frase que se convirtió en mi lema de vida y que me trajo hace ya 3 años al Seminario: “si tú me has dado la vida, ¿quién soy yo para negártela?”. Se acuñó después de una experiencia fuerte, una enfermedad que me mostró lo gratuito que es la vida y el inmenso valor que tiene, demasiado para gastarla en cualquier camino.

Tengo claro que elegí esta vida porque era Dios el que estaba detrás animándome a dar el paso. Si yo tenía ganas, Él no podía aguantárselas y me enviaba signos a cada paso (el más claro, la JMJ de Madrid 2011. Le debo muchísimo a esa vigilia en Cuatro Vientos). Vivía de ellos, aunque a veces no era capaz de descubrirlos y hacían falta otras personas que fueran haciéndome caer en la cuenta. Mi vocación iba a ser para servir a la Iglesia, y desde el primer momento fue la Iglesia la que estuvo ahí para acompañarme y ayudarme a elegir.

Pero también tengo claro que elegí prepararme para ser sacerdote porque el proyecto me deslumbró y me apasionó: colaborar en el mayor plan que se haya trazado jamás sobre el mundo: la salvación de cada persona. Pensar que algún día mi vida se sumaría a la de millones que se han entregado hasta el extremo para estar más cerca de esto me parecía a la vez demasiado grande y demasiado necesario.

Y como la vida se decide en los pasos que das, nada más terminar mis exámenes de selectividad (el mismo día, de hecho), tuve una entrevista con el rector del Seminario Diocesano de Plasencia. No era la primera, pero sí la decisiva, el final de varios meses de conversaciones con sacerdotes y algún seminarista; y el comienzo de lo que arrancaría en septiembre: vivir lo que hasta entonces solo había imaginado y deseado. Ser seminarista, futuro sacerdote, comenzar a ser signo de que lo mejor siempre está por llegar para el mundo, de la esperanza.

 

Tres años después se tienen mejores vistas. Los momentos buenos conservan su inconfundible sabor y los malos han ido ganando sentido con la perspectiva. Se notan los escalones que te van soportando después de subirlos: la filosofía, los idiomas, el crecimiento humano y espiritual, las personas que han estado al lado, los amigos, el contacto diario con Dios… Vivir en su casa, dedicarle la primera hora del día, conocerle mejor en clase, llevarle a todos en la pastoral… Todo es gracia, todo es regalo, todo forma parte de lo que Dios tiene reservado para los que eligen dedicarle su vida de esta forma. Actualmente curso el tercer año de Estudios Eclesiásticos, el primero de Teología, y las asignaturas me van mostrando a Dios principalmente a través de lo que Él mismo nos ha revelado en la Sagrada Escritura. Pero lo académico es solo una parte del Seminario: además está el crecimiento espiritual, la vida comunitaria y las actividades pastorales, que en mi caso son un grupo de catequesis de Confirmación con chicos de 15 años, un grupo de JEC y un pequeño grupo de sordos con el que a la vez que aprendo la Lengua de Signos voy haciéndoles accesible a la misa del domingo. Además de formar parte de algún otro proyecto, como iMisión. Demasiado para haberlo imaginado hace tan solo tres años, lo que demuestra que es Dios quien hace los cálculos y quien da a cada uno lo que espera de él, como los talentos, que solo se multiplican si sabes responder con valentía a lo que Dios te pide.

Tarde de encuentro

Iniciando el Año Vocacional, Comunidad Escolapias Santa Engracia Zaragoza #conPaulaMontal #MPaula2016 @escolapiasa @fe-escolapias @hmrescolapias

Un grupo de alumnos de 4º de ESO, del colegio