Escolapia, ¿por qué no?

ser_escolapiablog  Vocación Escolapia

Tengo que confesar que lo había pensado alguna vez aunque sin darle mayor importancia, pero despertarte un día de mañana con la sensación de que alguien te llama a ser religiosa, realmente es algo muy extraño y complicado de explicar. Una se asusta y quizá no toma muy en cuenta esa llamada, pero creo que merece la pena considerarlo, trabajarlo, meditarlo, rezarlo e incluso pedirle a alguien para que te ayude con esto, que te explique, que te aclare dudas. A mí me está pasando algo así y me sentía muy ansiosa, pero pude calmarme preguntando, reflexionando.

 

 

Yo se lo dije así a una religiosa cuando hablé con ella: “Me gusta todo esto, te veo feliz, te veo contento con lo que haces y esto me gusta y me llama”. Yo ese día cuando lo hable me entusiasmé mucho más con todo esto.

Como me dijo una persona: “El tema no es el vivir la experiencia porque hay que vivirla, sino que hay que vivirla en profundidad”. Habrá momentos en que te plantees esto, como me lo dijo esta persona, y que digas que esto no es para ti, pero mejor escucha lo que realmente dice tu corazón, esa llamada que llevas por dentro, esa vocación.

Ahora siento con mucha más fuerza esta vocación, es como un sentimiento mucho más fuerte, es algo inexplicable. Y además de ser religiosa, quiero serlo en la educación como lo hizo Calasanz y Paula Montal, y saber que una hace algo por mejorar el mundo enseñándole a un niño por medio de la “Piedad y las Letras” como dijo Calasanz, o como dijo Paula Montal “Salvar las familias enseñando a las niñas al Amor de Dios”.

Hasta el momento yo tengo todas las ganas de vivirlo, y que solamente sea lo que Dios quiera.