WebQuest Madre #PaulaMontal

Con esta WQ puedes trabajar y profundizar con los alumnos, la figura de la fundadora del Instituto de Hijas de María, Religiosas de las Escuelas Pías nació en 1799 en Arenys de Mar. El 26 de febrero de 1889 muere el Olesa

de Monserrat. DESCARGAR AQUÍ WebQuets  “Paula Montal Una apuesta educativa por la mujer del S.XIX”

Santa Paula es, fundadora de la primera congregación española del siglo XIX, dedicada exclusivamente a la educación integral humano-cristiana femenina con un cuarto voto de enseñanza.

FUNDACIÓN DEL INSTITUTO (1829-1859)

a) Figueras, 1829, primera escuela

En el año 1829, superando las dificultades políticas y sociales de la época y, acompañada de su amiga Inés Busquets, se trasladó de Arenys de Mar a Figueras para abrir su primera escuela. El año 1830 se unió a la obra otra amiga, Felicia Clavell. De 1829 a 1842 realizó una intensa labor educativa en aquella población gerundense.

En Figueras apareció claramente perfilada su vocación de educadora, religiosa, escolapia (hacia 1837), y fundadora. En la escuela de Figueras, Paula Montal, rompió toda discriminación entre las materias impartidas a los niños y a las niñas, porque su obra educativa estaba encaminada a la promoción integral de la niña y de la joven. Valoraba la dignidad de la mujer y su valioso papel en el hogar y en la sociedad y quiso darles una educación intelectual y cristiana convenientes. Es la fundadora de la primera congregación española del siglo XIX, dedicada exclusivamente a la educación integral humano-cristiana femenina con un cuarto voto de enseñanza.

Su actividad apostólica atrajo a dos nuevas colaboradoras, alumnas de la escuela: Francisca de Domingo, 1837 y Margarita Molinet, 1841.

b) Arenys de Mar, 1842: expansión y afianzamiento del carisma

 

La fundación de la segunda escuela fue realizada por Paula Montal, el 8 de mayo de 1842, y permaneció al frente de la misma hasta 1846.

Paula Montal intuyó el verdadero papel de la catequesis en la tarea educativa de las alumnas, y cómo una verdadera educación cristiana debe tener como centro la Eucaristía. Buscó, también, la integración de los padres en la tarea educativa del colegio, de tal manera que lograba: hacerles partícipes de una educación cristiana y colaboradores con las maestras en la educación de sus hijas.

En este tiempo, conoció y trató a los padres escolapios del colegio de Mataró. Por su conducto y bajo su dirección, ella y todas sus compañeras, vistieron un hábito común, con ceñidor,

al modo de la sotana escolapia, y empezaron a llamarse Hijas de María. Allí decidió el entronque con la Escuela Pía, para lo cual, aconsejada por los escolapios de Mataró, realizó la fundación de Sabadell, 1846.


c) Sabadell, 1846: consolidación de la obra: Escolapias

Paula Montal abrió su tercera escuela en Sabadell, el 24 de octubre de 1846. Organizó la escuela con una pedagogía flexible y de variados contenidos; daba un papel preponderante a la formación cristiana, con ese matiz escolapio de amor a la Virgen y a San José de Calasanz; abierta al entorno que le rodeaba; en franca colaboración con la familia.

A poco más de seis meses de estar en Sabadell ya se habían injertado en la familia escolapia. Paula Montal fue el motor y artífice de aquella integración, aconsejada y orientada por los padres Jacinto Felíu y Agustín Casanovas, que en ella declinaban siempre la última responsabilidad como fundadora y poseedora del carisma.

d) Etapas del proceso de integración en la Escuela Pía y expansión (1846-1859)

En Sabadell se estructuró canónicamente el instituto con la espiritualidad y reglas calasancias, con el proceso siguiente:

  • 9 de diciembre de 1846. Paula Montal recibe el Manual de Preces de los padres escolapios, enviado por el padre Jacinto Felíu, que les permitió empezar a vivir la espiritualidad de San José de Calasanz.

  • 2 de febrero de 1847. Convenientemente preparadas por el padre Agustín Casanovas, Paula Montal y sus tres primeras compañeras emitieron en Sabadell sus votos religiosos de castidad, pobreza, obediencia y enseñanza, como Hijas de María Escolapias. A partir de esa fecha siempre se identificó como Paula Montal de San José de Calasanz. A lo largo del año 1847 pronunciaron sus votos religiosos seis compañeras más.

  • 14 de marzo de 1847. En esta fecha se celebró en Sabadell el primer capítulo general. Fue elegida superiora general Felicia Clavell de Santa Teresa. Paula alejada de la dirección de su obra, mantuvo su responsabilidad de fundadora. Inmediatamente se organizó el noviciado de Sabadell y fue nombrada maestra de novicias (1852-1859) y superiora de la casa de Sabadell.

    3 de abril de 1847. El padre Jacinto Felíu le mandó, desde Madrid, un Extracto de las Constituciones de San José de Calasanz, que debidamente acomodado a sus circunstancias concretas, fue aplicado como norma de vida en las tres casas del instituto: Figueras, Arenys de Mar y Sabadell.

 

 

    • 1 de agosto de 1848. Un segundo eslabón legislativo lo constituye el Compendio de las Constituciones de San José de Calasanz. Fue la norma de vida del naciente instituto hasta el 1853.

  • Año 1853, primeras Constituciones de las Hijas de María Escolapias. Son un trasunto fiel de las escritas por San José de Calasanz. Con ello se culminaba la integración en la Escuela Pía del instituto fundado por Paula Montal.

Cuatro fueron las fundaciones realizadas directamente por Paula Montal: Igualada (1849), Vendrell (1850) y Masnou (1852), además de Figueras.

De forma más o menos directa estuvo presente en las actividades y expansión del instituto en que se abrieron los colegios de: Girona, 1853; Blanes (Girona), 1854; Barcelona, 1857; Sóller (Mallorca), 1857.

Bajo el magisterio de Paula, las novicias aprendían lecciones vitales sobre la vida religiosa y espiritual escolapia, que pueden sintetizarse en tres breves puntos: Sed almas de oración; vivir la práctica de la obediencia y de la humildad; estudio y vivencia de las Constituciones.

En términos generales, Paula Montal, como maestra de novicias, fue la formadora, salvo muy pocos casos, de las 130 primeras religiosas del instituto.

e) Paula Montal en su retiro de Olesa de Montserrat, 1859-1889

 

El tercer período de su vida (1859-1889), lo pasó todo él en Olesa de Montserrat, un tanto alejada de la dirección del Instituto, y trabajando intensamente en el reducido campo de acción que la obediencia le había confiado: la comunidad y las niñas de Olesa de Montserrat. Allí permaneció hasta su muerte.

En Olesa de Montserrat vivió con intensidad todos los problemas y alegrías del Instituto, proyectando en su propia actividad y en todas sus hermanas su testimonio de una vida entregada a Dios, a través de la tarea educativa, y en sus últimos años, a una oración intensa y confiada. Su existencia se fue apagando lentamente y el 26 de febrero de 1889, después de una dolorosa enfermedad, se durmió suavemente en el Señor, tras haber exclamado con voz clara y mirada brillante y fija en un punto: Madre, Madre mía».

A su muerte el Instituto de Hijas de María Escolapias por ella fundado, se había extendido por gran parte de España. Contaba con 19 colegios, distribuidos en dos provincias religiosas, atendidos por 308 religiosas, y había 35 novicias.

Su vida se puede definir como vocación de amor y servicio a la niñez y juventud femeninas, a través de su educación integral cristiana.